Ultimas Publicaciones

¿Son más saludables los productos veganos y vegetarianos?

No cabe duda de que la salud y la sana alimentación es una preocupación que va en aumento. Este hecho ha permitido que la demanda por estar saludable y comer de manera sana genere un mercado atractivo para los más diversos productos y etiquetas para alimentos. De allí que también se hayan generado infinidad de tendencias alimentarias: vegetarianos, lacto-vegetarianos, veganos, etc., así como distintas industrias que producen y comercializan productos elaborados especificamente para quienes cultivan estos hábitos.

En sí mismo esto no debería significar problema alguno, la libertad de elegir el estilo de vida y, por tanto, de alimentación, no tiene porque convertirse en algún dilema. Sin embargo, muchas de estas industrias y productos han establecido semejanzas que las personas no siempre saben distinguir.

Por ejemplo, se piensa que la etiqueta de “vegano” o “vegetariano” es igual a “saludable”. Así, en la mentalidad de muchas personas, hacer una dieta vegetariana o vegana es igual a comer bien. Igualmente, se piensa que los productos elaborados para quienes practican estos estilos de vida están libres de contaminantes o agentes dañinos para nuestro organismo. Este juicio también es falso, y debemos estar atentos a ello para poder escoger libremente cuál tendencia alimentaria queremos prácticar con nuestra familia.

Lo primero es entender que, más allá de las tendencias, lo importante es llevar una dieta adecuada en cantidad, calidad y diversidad. Es decir, si hago una dieta vegana con poca variedad de vegetales, en cantidades diarias reducidas y de mala calidad, no estaré haciendo en modo alguno uno dieta saludable y completa.

Recordemos que las dietas deben proveernos de los nutrientes necesarios para el funcionamiento correcto de nuestro organismo. La demanda de estos nutrientes puede variar de acuerdo a distintas variables: clima, edad, condición de salud, ritmo de actividad física. Así, un adoslecente tendrá una demanda de nutrintes distitnas a un adulto mayor, un deportista requerirá otros nutrientes distintos a los de una persona que trabaje en oficina. De igual manera, si estamos en verano deberíamos consumir alimentos distintos de cuando estamos en invierno.

Entonces, debemos estar conscientes de que, sea cual sea la dieta que escojamos, ella debe ser completa: tener la cantidad de alimentos diarios que necesitamos; variada: consumir distintos tipos de alimentos (frutas, legumbres, vegetaes, raíces, tallos, ojas, semillas, granos, cereales, aceites, etc.); y de calidad: debemos preferir alimentos orgánicos y frescos, con el menor nivel de procesamiento industrial, y la menor cantidad de aditivos químicos.

Este último punto nos permite pasar a la falsa identificación entre comida vegana o vegetariana con comida saludable.

En la actualidad muchos de los proudctos diseñados especialmente para tendencias veganas o vegetarianas contienen sustitutos industrializados y artificiales de productos naturales; por ejemplo colorantes, sustitutos para huevos, sustitutos lacteos, etc. En otras ocasiones se trata de productos altamente procesados e industrializados, que los alejan sensiblemente de su posible origen orgánico o natural; un ejemplo de ello son las harinas refinadas, el azúcar refinada, entre otros.

Entonces, lo importante no es si el producto es o no vegano o vegetariano, sino los ingredientes artificiales y el tipo de procesamiento industrial al cuál se ha sometido el mismo en su elaboración. De allí que siempre debamos preferir aliementos frescos, integrales, poco procesados y sin aditamentos químicos.

En conclusión, ¿son más saludables los productos veganos y vegetarianos? Imposible establecer un juicio a priori. Se deben observar las dietas específicas, las condiciones de salud y estado biológico de las personas, así como sus demandas particulares. De igual manera, más allá de las etiquetas, debemos cuidar de consumir los alimentos lo más frescos posibles y con el menor nivel de procesamiento industrial.

5 ideas de juegos para niños ¡A Divertirse!

Hoy quisiéramos hablarles acerca de algunas ideas de juegos para niños, darles diversión al aire libre y sin necesidad de que gastes dinero. Aún cuando hoy día muchos disfruten con videojuegos o aplicaciones del celular.

Te mostraremos que tus niños siempre pueden encontrar actividades que disfruten sin necesidades de muchos recursos materiales.Basta con que cuentes con un buen espacio. Aquí te recopilamos 5 sugerencias para que tus pequeños se diviertan con otros niños:

El teléfono roto

Para esta actividad los niños deberás sentarse en el suelo formando un círculo, una vez estén listos, uno empezará diciendo una frase rápidamente al que este a su derecha. Lo que este haya captado del mensaje se lo dirá al siguiente también lo más rápido que pueda y así sucesivamente.

Las reglas de este juego son 2 y muy sencillas: no se debe repetir la frase aún cuando el otro no la haya escuchado bien, y hablar de manera muy acelerada. Este juego es muy gracioso ya que al hablar muy rápido es un reto para ellos recordar y transmitir el mensaje.

Lucha entre serios

Aquí a los niños les tocará armar dos filas, una frente a otra. ¿En qué consiste? Simple, la idea es que el jugador consiga que su oponente se ría primero. ¿Cómo? Haciendo muecas, guiñando los ojos, sacando la lengua, usando todas las expresiones cómicas que se les ocurra. El equipo que aguante más tiempo sin reír será el ganador.

Puede realizarse en cualquier parte y con una duración de 5 minutos cada tanda. Las reglas son:

  1. Los jugadores se ubicarán en filas y mirar a los ojos al otro equipo.
  2. No acercarse más de 2 pasos entre las filas.
  3. No decir ninguna palabra.

Este juego sin duda sacará un montón de carcajadas y es una excelente actividad para romper el hielo si los niños no se conocen bien.

Pasar el tesoro

Ideal para niños de 7 años en adelante. Se sugiere que esta actividad sea en un espacio amplio, solo se necesita una portería, un objeto pequeño y que se puedan formar dos equipos, los atacantes y los defensores, aunque pueden escoger entre ellos un nombre propio para sus equipos. A continuación:

  1. Un miembro del equipo de atacantes estará encargado de llevar el objeto (tesoro) y tendrá como tarea hacerlo pasar al otro lado del equipo contrario.
  2. El equipo defensor desconocerá quien porta el tesoro.
  3. Para eliminar a los miembros del equipo atacante, solo deberán tocarlos. Una vez un jugador sea eliminado deberá quedarse quieto en el mismo punto donde fue eliminado.
  4. La finalidad es que el equipo atacante logré idear una estrategia para conseguir que el tesoro llegue a la portería.

Para variar un poco se puede escoger más de un tesoro, y que el equipo atacante no pueda hablar. Este juego además de permitirles moverse, también incentiva el trabajo en equipo y cohesión grupal.

Carrera de sábanas

Esto será muy divertido para jugar con tus hijos. Solo necesitarás algunas sábanas y arrastrar a tu pequeño a través del césped lo más rápido que puedas. Invita a otros padres e hijos y jueguen unas carreras a ver qué equipo es más rápido.

Bola de periódico

Todos sabemos que a los niños adoran los juegos con pelota. Corre y chutar la pelota por horas y horas. Pero a falta de esta ¿qué hacer? Te has imaginado una pelota armada con periódico con algo oculto dentro. Solo se necesitará una bolsa e chucherías, periódico y celo.

  1. Envuelve la bolsa de chucherías en varias capas de papel periódico, hasta conseguir una bola grande y gruesa.
  2. Haz que los niños se sienten en círculo.
  3. Pon música, los niños deberán pasar la bola unos a otros de forma rápida.
  4. Cuando pare la música, el niño que tenga la pelota le tocará quitar las capas lo más rápido que pueda.
  5. Al reiniciar la música, el niño volverá a pasar la bola a los otros participantes.
  6. El niño que logre quitar todas las capas será quien obtenga el premio: una bolsa de chuchería.

Perfecto para niños de primaria, les permitirá practicar la cooperación, destreza, atención y respeto a las normas. ¿Qué opinas? ¡Invita a los hijos de tus amigos y vecinos y que gané el mejor!

Ojalá estas ideas te sean de utilidad para probarlas con tus hijos y que pasen un rato muy divertido.

Tipos de pañales

Básicamente distinguimos dos tipos de pañales:

Pañales todo en uno

Los denominados “todo en uno” en los cuales la parte absorbente y la parte impermeable del pañal van unidas. Son muy fáciles de utilizar. Dentro de este tipo encontramos la variedad de “todo en uno rellenable” en los cuales los absorbentes se introducen en una especie de bolsillo del pañal. Ello facilita su lavado y secado.

Pañales dos componentes

En los pañales de dos componentes la parte absorbente y la parte impermeable se colocan por separado. Este tipo de pañal sólo precisa sustituir su componente absorbente en cada cambio de pañal. El cobertor o parte impermeable sólo se cambia un par de veces al día, cuando se mancha.

Braguita de aprendizaje

Para los niños mayores (más de 10-12 kg de peso) que únicamente mojan por la noche, hemos desarrollado el pañal denominado “braguita de aprendizaje”.

Al no llevar broches y sujetarse únicamente por la goma que lleva a la cintura, el niño es capaz de colocarlo él mismo sin ayuda de un adulto.

¿Porqué utilizar pañales de tela?

Por tu bebé

  • Mejora la transpiración de la piel, lo que se traduce en más confort y frescura.
  • Reduce la temperatura en la zona de los genitales (especialmente importante en los varones).
  • Menos casos de dermatitis porque minimiza los efectos abrasivos de la orina y las deposiciones, al contrario que los pañales de celulosa que los potencian.
  • Suelen dejar antes los pañales porque son conscientes de que mojan el pañal.
  • Airbag más confortable para las caídas de culo cuando empiezan a andar.

Por ti

  • Ahorro de costes considerable: 1.500-2.000 euros en desechables por bebé (cálculo aproximado hasta los 2 años de edad) comparado con 300-600 euros en reutilizables.
  • Evitas llenar el carro de la compra con packs de pañales.
  • Hermanos, primos o amigos pueden reutilizarlos.
  • En países como EE.UU. existe un amplio mercado de pañales de tela de segunda mano.
  • Apoyas a otras madres trabajadoras.

Por nuestro entorno

  • En España ensuciamos alrededor de 1.600 millones de pañales desechables al año. El tiempo estimado para su completa degradación oscila entre 200 y 500 años.
  • Los geles superabsorbentes que contienen los pañales desechables actuales poseen muchas dioxinas, de las cuales aún desconocemos sus efectos.
  • Los pañales desechables que acaban en vertederos propagan enfermedades a través de animales que se alimentan en dichos vertederos.

¿Cuantos pañales necesito?

Número de pañales

Saber el número de pañales que necesitamos dependerá de varios factores:

  • La edad del bebé que determina la frecuencia de los cambios de pañal.

Por ejemplo, un recién nacido puede manchar el pañal en cada toma y precisar entre 8 y 10 cambios diarios. Mientras que un bebé de un año, tal vez sólo mancha una vez al día y le cambiaremos los pañales mojados 5 ó 6 veces al día.

  • La frecuencia con la que ponemos lavadoras y si mezclamos el lavado de pañales con el resto de la colada o los lavamos por separado.
  • El tiempo de secado al aire (más largo en invierno y más corto en verano) o si utilizamos secadora.

    El número de pañales necesarios será aquel que cubra todos los cambios hasta el próximo lavado y secado de los mismos.

    Nosotras ponemos una lavadora cada día y secamos al aire. Por eso necesitamos unos 10-12 pañales en verano y 15-18 en invierno.